La confianza ( o la confianza ciega si se prefiere) en la maquinas mata

Por desgracia hemos visto sendas tragedias muy parecidas cerca de nuestras costas.
La primera sucedió en el cabo de Peñas casi en el límite de la costa asturiana y cántabra. La otra en las Rías Baixas galegas.
Las embarcaciones hundidas fueron en el primer caso el “Santa Ana” y en el segundo el “Mar de Marín”. Desgraciadamente hubo marineros fallecidos en ambos casos.
Existen muchas similitudes que se puede resumir en una por lo que se ve: el exceso de confianza de patrón y tripulación en las moderna maquinaria existente en las embarcaciones actualmente.
Como en tantas otras facetas de las actividades humanas, este exceso de confianza, de creer que las maquinas y maquinarias, dispositivos electrónicos, computerizados, etc… no fallan, son infalibles, causa relajación por parte de los usuarios diversos.
Nos es la primera vez que esto pasa en la mar. Pero estos dos sucesos han sido muy seguidos y es que conviene resaltarlo si cabe más ahora que nos venden desde el Sistema y muchas más gente, que la ultra-ciencia, la tecnología en todos los ámbitos de la vida humana nos va a solucionar todo aparte de hacernos mas felices.
En el primer caso, el piloto automático dirigía la nave cerca de la costa, cuando la nave se precipito contra unos arrecifes hundiéndose con rapidez.
En el segundo caso, con algo de niebla, colisionaron dos buques: el pesquero y el carguero de grandes dimensiones «Baltic Breeze» que llevaba coches a Vigo. No se explica la colisión pues llevaban el “ sistema AIS para conocer la ruta” y dispositivo anticolisión.
En el primer caso, esta más que claro que un desgraciado exceso de confianza en una zona complicada provoco la tragedia cogiendo a las víctimas en los camarotes. En caso de haber estado guiado por “humanos”, quizás se podría haber evitado la colisión, y claro, habiendo al menos dos personas en el puente, la voz de alarma fácilmente habría salvado vidas.
En el segundo caso, parecido, estando descansando al mayor parte de las tripulación y por los comentarios existentes, es más que factible que el exceso de confianza provocase no ir atentos hasta, por lo menos, salir de la zona con mayor tráfico. En caso de haber niebla, un vigía del pesquero es más que probable que hubiese avistado las luces del gran buque carguero. De esta manera la colisión se habría evitado.
En definitiva, aunque nos digan y vendan lo contrario, las maquinas y los dispositivos electrónicos, técnicos y demás fallan.
No queremos decir que no hubiese saber hacer o pericia en las tripulaciones de las embarcaciones que ya mucho han sufrido y demasiados pagado con su vida.
Se quiere resaltar como el “elemento humano” sigue siendo esencial, y a pesar de todo, más fiable, que maquinas y dispositivos.
Y sobre todo se quiere resaltar la confianza ciega que nos inculcan y que nos quieren imponer, y que, como en muchos aspectos este “progreso” que nos venden, cuesta vidas. Vidas que, no suelen ser ni de los que nos venden el progreso ni de sus periodistas y científicos a sueldo.
Los seres humanos siempre antes que las maquinas, aunque ambos fallemos.

Advertisements

0 Responses to “La confianza ( o la confianza ciega si se prefiere) en la maquinas mata”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s





%d bloggers like this: