Análisis de la situación mundial actual – y sobre ciertos antecedentes- a raíz de los sucesos en Ucrania y generales

La Rusia del s.XXI y EE.UU. en el contexto actual tras los sucesos de Ucrania desde una posición anti-imperialista y comunista:

La URSS fue el primer Estado socialista del Mundo. Su construcción empezó a partir de 1917 con la Revolución Socialista y la toma del poder posterior del Partido Bolchevique encabezado por históricos revolucionarios como Lenin, Stalin, Kirov, Kalinin, Dzerzhinsky y muchos ptros y otras.
El comienzo de los intentos de su destrucción fue también en ese mismo momento. Exteriormente ( ofensiva germana, guerra de intervención, ayuda a la reacción interior, creación de ejércitos de mercenarios, etc.) e interiormente (troskistas, revisionistas, reaccionarios de los mas distintos pelajes y hasta de izquierdas). Sabotajes económicos, infiltración política, atentados personales (destacando el asesinato de Kirov, el que estaba llamado a ser el sucesor de Stalin, que él mismo fue sucesor de Lenin), propagandas y más fueron los métodos empleados.
Pero bajo el liderazgo político-espiritual (si se permite la expresión) de Stalin encabezando la dirección estatal y política de Estado Socialista…la URSS se fue consolidando y superando los retos. Por eso, tuvieron que desatar la II Guerra Mundial contra la URSS. Esta prueba también fue superada por la URSS y el Ejército Rojo.
Pero antes y después de eso la URSS fue un referente para los oprimidos y explotados del Mundo. Se veía el primer estado con ilusión y esperanza. Hasta en la pequeña nación cántabra eso también era así; muchos niños cántabros, al ser invadidos nuestro País por el fascismo español en 1937, fueron desde aquí envidados a la URSS.
Después del asesinato de Stalin en 1953 todas las maniobras y movimientos anti-comunistas dentro de la URSS adquirieron una nueva dimensión. No había sucesor-sucesores que siguieran en la misma línea del histórico líder comunista; el muro que había conseguido rechazar ideológicamente tantos y tantos intentos reaccionarios y que obligaba a estos a moverse en la clandestinidad había desaparecido. Eta claro que el asesinato fue gracias a maniobras anteriores que culminaron en la muerte del gran Stalin. Esto significa que la reacción anti-comunista era poderosa, a pesar de estar en las sombras, ya antes.
Pero desde 1953 perdieron complejos, y si bien con cuidado (por si acaso los pueblos de la URSS se daban cuenta de la situación demasiado pronto y eran capaces de revertir el proceso) fueron maniobrando en todos los frentes para hacerse con el control total político-económico-militar. Destacados generales como Zhukov sirvieron en parte a estos movimientos, apoyando a la camarilla que iba ascendiendo al poder destacando a Jruschov. Pero después se tendría que arrepentir (a nivel personal reconociendo los meritos militares de Stalin en la Guerra del 41) y lamentar de ello (al ser empujado a un lado por los mismo a los que apoyo, marginado y olvidado).
A partir del XX Congreso del PCUS las cartas se pusieron sobre la mesa.
Digamos que se puede diferenciar el “sovietismo” y el Comunismo. El Comunismo contaba con los Soviets, pero se podía apoyar a los Soviet sin ser comunista.
De hecho los Revisionistas apoyaban el modelo de los Soviets pero claramente no apoyaban ni querían la línea comunista de Stalin. De hecho eran enemigos de ella. ¿Aqtaco en ese momento EE.UU. y las otras potencias capitalistas? No, aumentaron la presión exterior y la infiltración interior, tensando la cuerda con cuidado para que ni siquiera amenazase con romperse de verdad. Otra cosa era las apariencias. Discursos aparentemente antagónicos, pero después millonarios y senadores yanquis en banquetes en la URSS y después líderes como Jruschov visitando HollyWood y echándose unas risas con las estrellas del momento.
Así pues la URSS dejo de ser un verdadero Estado Socialista mucho antes de su derrumbe. El derrumbe fue la consecuencia de ese proceso degenerativo.
Los líderes del revisionismo estaban contentos con el modelo Soviet del que eran sus “jerarcas”. Lejos quedaba ya la URSS socialista, la de la guerra contra los intervencionistas extranjeros, la guerra contra la reacción interior fascista, la de década de los ´30 y ´40.
Consiguieron el poder con oscuras maniobras, mentiras, envenenamientos, represión de la oposición verdaderamente comunista (al contrario de lo que vende la Historia, de hecho rehabilitaron a los enemigos dela URSS; fueron los comunistas los perseguidos sobre todo después del XX Congreso y a nivel estatal de la URSS e internacional), estado cuasi-policial (y en este aspectos a pesar de eso no llegaron al nivel de EEUU en la actualidad). Vamos, nada que querer y nada de los que tener como referencia. De hecho las lecciones que se sacan son sobre lo que no hay que hacer, que hay que evitar. En la URSS de Stalin pasaba eso también, pues errores también se cometieron, pero también había muchos aciertos de los que aprender, positivamente.
Pero, ya centrándonos en el plano internacional, lo curioso de la URSS es que si bien dejo de ser un enemigo del Capitalismo y su mayor potencia, EE.UU. , al abandonar ella misma el camino del socialismo, no dejo de ser un contrapeso a nivel mundial de la URSS. Eran contrapuestos pero no como enemigos sino como rivales. Tenían cada unos sus áreas de influencias y por ser dos potencias en casi igualdad de capacidades y potencias, tenían que ir con cuidado. Unos eran imperialistas-capitalistas y los otros social-imperialistas, y siendo en el plano exterior parecidos no eran igual ni mucho menos.
Hubo una época en la que se pensaba lo contrario por un gran número de comunistas. Por ejemplo eso lo reconoce Harry Haywood, histórico comunista afro-americano. Con la teoría de los Tres Mundos, de la cual que los Maoístas eran los principales impulsores se reconocía a la URSS como la peor potencia imperialista, por delante incluso de los EE.UU. Hizo auto-crítica y reconoció lo equivocado de esa tesis.
Destacando entre otras cosas similares, la invasión de Afganistán por parte de la URSS nunca debió suceder. Pero es incomparable con la invasión y agresión de los EEUU a Vietnam, como algunos aparte de los historiadores capitalistas lo quieren poner.
Pero los soviéticos derechistas y sobre todo sus líderes acabaron pagando sus errores, con la ignominia y con la implosión (ayudada desde fuera conviene no olvidarlo) de la URSS.
La Rusia (y la Federación) actual es la consecuencia de un proceso de décadas. Es la culminación de la restauración abierta del Capitalismo en lo que fue el primer Estado Socialista de la Historia de este Mundo. Restauración progresiva y encubierta sucedida bajo la bandera de la URSS. La competición con los EE.UU. (que si en deportes, en la “carrera al espacio, bombas cada vez más potentes…), la economía de bienes de consumo intentado tener un modelo como el occidental pero con la etiqueta de “soviético”, el abandono de la lucha política el debate y la concienciación ideológica fueron síntomas de esa restauración capitalista.
Pero ahora bien, los que sufren directamente y en primera instancia esta restauración abierta son los rusos y los otros pueblos que estuvieron bajo la URSS. A nivel mundial, los demás lo que perdimos fue un contrapeso que nivelaba los deseos ultra-imperialistas de los EE.UU.
Con los eventos que están pasando que empezaron se puede decir con el ataque contra Libia hasta los que están pasando ahora mismo en Ucrania, analizar la situación es requerido.
Podríamos resumir, que si bien la situación existente entre estas las dos grandes potencias es aparentemente muy tensa y de conflicto no nos podemos dejar llevar.
Ni mucho menos es la situación pre-existente a 1941. No son dos sistemas sociales y políticos antagónicos, siendo uno de ellos además socialista-comunista como era el caso de la URSS de entonces. Es mucho más parecida a la antes de 1914, y aquí nos referimos exclusivamente al plano internacional, de la posible confrontación entre dos potencias de igual sistema socio-económico aunque tengan ciertas diferencias en aspectos políticos, algo más que secundario.
: son muy parecidas estas dos potencias, pero ¿son lo mismo y por tanto las podemos poner al mismo nivel?
Está claro que desde el punto de vista comunista no merece apoyo político ninguna de las dos. Por ejemplo, que en Rusia se haya producido el ascenso del nacionalismo de derechas es vergonzoso. Y si no ha tenido el apoyo directo de los gobiernos rusos, estos no le han atajado. Aunque, ¿para qué y por qué? No eran gobierno socialistas, ni social-demócratas siquiera. Y por ejemplo, ahora en la situación creada por lo de ucrania van a servir. Aquí se parece a los de Serbia, donde a pesar de todo, en vez de un movimiento socialista tras la agresión de la OTAN lo que renació fue un nacionalismo de derechas.
Y tras decir esto convienen también decir que es un error, desde la nación cántabra opinamos, equiparar todas clases de nacionalismo, y tildar a cualquiera que sea “nacionalista” de derechas. No es que esta equiparación sea negativa, es que es errónea. Y más en esta época donde el capitalismo (incluido el ruso por cierto) apuestan tan fuerte por la Globalización del Mundo. En mucha naciones del mundo existen muchos nacionalistas, que si bien no son explícitamente de ninguna corriente política concreta, sí son antifascista y por supuesto anti-imperialista. Porque preguntamos, especialmente a otros comunistas: ¿se puede ser antifascista e Imperialista? No, ni mucho menos. Y como ejemplo la URSS (y otros estados exsocialistas) en las décadas ´50, ´60… Decían que eran anti-fascistas pero actuaban como imperialistas. Y después en el plano interno, en verdad, se comportaban no como socialistas, sino al contrario.
Tanto era, y de hecho llegando al extremo, como recogió Enver Hoxa de decir Jruschov en una reunión durante la discusión de un problema tecnológico-económico de que ¡tenían que hacer como hizo Hitler!. Un supuesto socialista poniendo a Hitler como ejemplo de nada.
Pero en la actualidad, dejando disquisiciones ideológicas que si importan, también hay que ver la posible culminación de las aparentes tensiones y que hubiese alguna clase de conflicto.
De haber conflicto EE.UU-Rusia (dejemos China de lado ahora)….¿qué posición habría que tomar?
Pues, objetivamente, la realidad es que si bien son similares en su sistema socio-político la realidad es que Rusia no está financiando y armado golpe de estado dirigidos a mermar la influencia yanqui en México y de ponerles presión ya no en sus “zonas de influencia” sino en sus fronteras pura y directamente.
Como capitalistas, toda potencia tiene esa esencia imperialista si se quiere de expandir su mercado, su zona de influencia, su área de influencia que le de acceso a mas materias primas, a mas mercado, a mas beneficios. Pero, bajo esto, todo Estado capitalista tiene de imperialista no solo Rusia. El asunto, la diferencia, y es muy importante, son las formas. EE.UU., donde unos los han hecho y hacen con diplomacia y maniobras políticas (e incluso corrupciones claro, que van inherentes al capitalismo), ellos lo hacen con sus agentes, sus ejércitos e intervenciones directas. Los comunistas no deberían apoyar ninguna de las dos, pues para empezar los comunistas deben apoyar y defender los derechos de las naciones, de todas, hasta las que, como la cántabra, son muy pequeñas y da igual que se encuentren al Norte, Oeste, Sur o Este del Mapamundi.
Pero si se quiere es más criticable forma “miliar” de expansionismo económico. T en el caso EEUU y Rusia va algo más allá. No es una lucha por mercado, aunque claro, “cualquier ocasión es buena para hacer negocio”.
En este caso, está claro que si Rusia, muy capitalista ella, esta guardando las formas, y EEUU es la que se está moviendo agresivamente. Y en este caso, si bien alguien diría, y probablemente con mucha razón que no hay que apoyar a ninguna de las partes; lo que está claro es que mas denunciable y criticable es el que es más responsabilidad tiene en el origen de un conflicto. En el caso de una nación oprimida y un poder colonizador e imperialista, la potencia imperialista. En el caso de dos estados capitalistas e imperialistas, pues el que haya hecho más “meritos” en el desencadenamiento del conflicto.
Y si, la posición correcta quizás sea la de que si bien criticar a la parte más beligerante, mantenerse “neutral”. Ello evidentemente requiere de debate profundo.
A día de hoy, lo que está claro es que habría que desempolvar al verdadero Comunismo, ese que aparte del aspecto económico era defensor de los derechos de todas las naciones de este Mundo.
Habría y hay que redoblar la lucha ideológica clara, profunda.
Hay que si bien no apoyar a Rusia como sistema (que ni se acerca a social-demócrata por mucho que fuese la URSS no hace tanto, pero sí que fue hace mucho un Estado Socialista) denunciar a EEUU-UE-OTAN como agresivos expansionistas.
Hay que denunciar al Capitalismo, al Imperialismo y al Sionismo. Y qué decir de la posición a tener ante sus lacayos nazifascistas.
Y, sobre todo, habría que denunciar a cualquier tipo de Globalización y el actual desarrollo social- económico-tecnológico en el que se base dicha globalización.

JM

Advertisements

0 Responses to “Análisis de la situación mundial actual – y sobre ciertos antecedentes- a raíz de los sucesos en Ucrania y generales”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s





%d bloggers like this: