La “izquierda” egocentrista – egoísta, 1: las Pussy Riot

El “caso” de las Pussy Riot

Todos sabemos quiénes son Pussy Riot. Es una de las cosas que tienen estos tiempos modernos. Más o menos saber algo que sucede a miles de kilómetros pero desconocer tu realidad inmediata (o el propio interior del ser se podría añadir).
Sabemos quiénes son pero no sabemos que son. Superficialidad también normalizada en estos tiempos ultramodernos. Ahora la desinformación te llega ultra-rápida y vía wasup…pero sigue siendo desinformación.
ES algo muy normal sobre todo en lo que se llama “occidente” considerar que el atuendo personal de cada uno inmediatamente confiere a esa persona una serie de ideas y/o una serie de valores humanos, sociales y positivos, como también ciertos atuendos se asocian a una supuesta radicalidad o rebeldía social. El bagaje social de los ´80 y ´90 es parte de la explicación, pero no excusa. Incluso entonces muchos sectores sociales de la órbita de las izquierdas, populares cayeron, caímos, en la trampa socio-cultural que nos preparo el Sistema. Hay que tener en cuenta que en cada país eso tenía sus matices, sus retoques, sus variantes, no siendo igual. Así nos engañaron con el punk, el rock, el metal, el reggae, el oi, el ska y todas esas músicas de las que emanaron “modos de vivir”, “forma de vida” en las que la máxima expresión era la estética. Esa fue la modernidad de esa época. Ahora son los i-pods, móviles de no sé cual generación, etc. Los objetivos son en ambas muy parecidos: alienación, aculturización, desideologización.
Así, nos creíamos que por tener el pelo de colores, una chaqueta llena de parches con banderas, calaveras, símbolos de anarquía e incluso comunistas, llevar el pelo rapado al cero o tener una cresta de medio metro hacía a esa persona rebelde per se, radical e incluso casi revolucionaria. En todo esto en el País Cántabro mucha de esa influencia nos venía del País Vasco vecino, donde se mezclaba todo esto con los sucesos políticos que acaecían, en una mezcla muy negativa cuyas consecuencias se han empezado a ver de unos pocos años a esta parte. Así, la manipulación estaba servida. También en las formas de vida se empezó a introducir la droga, los distintos tipos. E incluso eso en muchos sectores se asocio con rebeldía. Y así las plagas, principalmente de la heroína, también speed, y ahora la cocaína se desplegaron sus negras alas sobre nuestras cabezas.
La estética punk es la que se asocia a las Pussy Riot. Eso, volvemos a decir, confiere a estas personajes el ser supuestamente alternativas al orden social, a los valores imperantes y al sistema establecido. Encima resulta que en el colmo de la “radicalidad revolucionaria” un día fueron a una iglesia ortodoxa y ¿tocaron? Punk durante 5 minutos delante de un puñado de ancianas que en silencio rezaban, pensaban o quizás incluso solo descansaban. Después de esto la revolución asomaba creían algunos de los que en Occidente se convirtieron de inmediato en sus seguidores. Tras ello, juicio y con las leyes rusas vigentes en la mano, sentencia al canto, que no han cumplido por cierto al ser recientemente amnistiadas por el presidente ruso.
Para empezar: ¿no hay iglesias católicas en Moscú, sinagogas o mezquitas? Porque, sin saber su mensaje hay que repetir, si querían denunciar en algún sentido a la religión organizada, pues de todas la Iglesia Católica (se habla en este caso de la organización, estructura no de la religión en sí misma) es la que más se merece la crítica. En cambio, eligieron una con apenas una docena de señoras mayores en los bancos. Eso sí, la repercusión mediática de eso fue instantánea, masiva y es mundial. Una vez: los tiempos modernos. En ese mismo momento seguro que en este Planeta nuestro (y decimos esto con seguridad sin tener ninguna en mente, pues es un planeta muy grande con muchas cosas que pasan y muchas luchas) miles de personas estarían atendiendo o participando en algún acto o en alguna lucha coherente, real, positiva, pero sin ser noticia ni en sus países. Recordar el caso de Dublín cuando un puñado de “anti-gaddafistas” estaban en círculo junto a una céntrica estructura, pidiendo la intervención de la OTAN en Libia, mientras a apenas unos metros de distancia 3 o 4 veces ese número de gente, pero irlandeses y republicanos se concentraban con pancartas y banderas contra la represión que sufren los republicanos irlandeses en Irlanda. La primera “protesta” tuvo todo la cobertura mediática (con referencias incluso en la prensa internacional) y la segunda, protesta de verdad, autóctona y encima mucho más numeroso “no” existió.
A las Pussy Riot ese acto sin peso, sin valor, sin consecuencia ni coherencia ni nada destacable, salvo para muchos sus ropas, pues es la opinión de muchos de ellas tener muy mal gusto a la hora de vestir. Muy llamativo, colores muy chillones, aunque seguramente eso solo sea un “uniforme” sea dicho de paso, pues han demostrado en sus entrevistas tener un amplio fondo de armario. Ese acto, decíamos, las catapulto al… al juzgado, y eso mismo si que fue lo que las llevo a la fama: ya era “represaliadas del régimen de Putin”. Aquí nos da igual Putin, el Sistema ruso actual, etc.
El asunto fue que esa “horrible” represión las hizo a los ojos de muchos izquierdistas o supuestos izquierdistas de “occidente” unas pobres víctimas. ¡¡¡Incluso algunos las han llegado a comparar a prisioneros políticos y de guerra verdaderos!!! Una muestra de la incoherencia ideológica de tanta y tanta gente que quizás tras una supuesta militancia política o preparación ideológica no tienen más que una mentalidad del Sistema.
¿Cuantos punkis, red skines, alternativos varios se hicieron mayores y son ahora parte –y muchos orgullosamente- de este Sistema explotador y opresor?
¿Cuánta gente con gran capacidad de análisis para lo de los demás y lo que le gusta omite sus contradicciones enormes, radicales a veces, internas?
Lo último de las Pussy Riot: juntarse en una esquina dar dos botes y que la policía rusa les de dos o tres porrazos en los brazos y piernas y se las lleve. Claro, todo ello en Sochi, donde Rusia organizaba los JJOO de Invierno, y la posibilidad de atentados islamistas-terroristas eran más que una posibilidad. En las semanas previas había habido atentados con muertos, por ejemplo a un autobús.
Pero, ¿qué razón motivo a las Pussy Riot a hacer eso, en ese momento, en esa esquina, delante de varios periodistas occidentales (con cita previa claro está)? A saber. Aquí decimos, ahora que han pasado lo de Sochi que ni estamos por los JJOO en general y menos en su modalidad actual que es más un circo que deporte (el mejor ejemplo los JJOO de Londres, con música techno por todos los lado, que como dijo un deportista serbio “eso aprecia mas Ibiza que otra cosa”) y que de todo ello y en el caso este en particular que la mayor aberración han sido las infraestructuras que han construido y el destrozo ecológico hecho en la zona. Pero nada especifico que ningún estado capitalista no haya hecho o haga. Y de hecho, por lo menos no hicieron como en Londres, donde esos demócratas (con la venia de Occidente y más allá) dieron la mayor obra de todos los JJOO a una empresa responsable del desastre-matanza de Bopal, en la India, donde hubo miles de muertos.
Pussy Riot, como todo lo que han hecho, lo hicieron motivados por un egocentrismo, que criticable o no, lo que es seguro es que no es ni muy izquierdista ni muy revolucionario. Fama y ser conocidos ante todo, y de ejemplos de eso dentro de la izquierda “Occidente” está sobrada.
Por supuesto que el individuo importa, como importa el colectivos, las masas. Pero un verdadero izquierdista, una persona verdaderamente involucrada en una lucha de verdad y coherente no lo hace por ganas de destacar o de famas, sino por convicción ideológica por sentimiento si se quiere, no por autopromoción. Así, de este tipo de gente ha salido tanta y tanto desgraciado, confidente, vendido, traidor, anti-revolucionario y anti-izquierdista.
Y es que sabemos quiénes son Pussy Riot pero no lo que son. Ni porque hacen lo que hacen. Sus objetivos a largo plazo, lo que quieren de y en la vida, etc.
Pero muy significativo es que personajes de la talla de Madonna hayan salido haciendo casus belli de ellas y su ”caso”. Que hayan recorrido platos y TV del mundo dando entrevistas (eso sin su “uniforme”).
Destacar finalmente dos cosas: una de estas de Pussy Riot, en un alarde anarquista, llevaba una camiseta de “No Pasaran” y un puño cerrado. Y la verdad, chica, que la gente como ella, traidores, reformistas y revisionistas hace mucho ya que los dejaron pasar.
Madonna, que tiene un halo casi divino de progre resulta que, curiosidades, mantuvo relaciones intimas con un conocido y desagradable jugador neonazi italiano Di Canio. Ella es también de origen latino.
Así que publicidad a las Pussy Riot no las falta ni faltara. Ahí tienen a sus pies (o encima da igual) toda la prensa capitalista e imperialista mundial, organizaciones pro-sistema como Amnistía Internacional. Pero que haya gente que las quiera hacer pasar por “bravas” mujeres rebeldes, represaliadas, “pobres” presas políticas, izquierdistas es para que o bien hagan una introspección muy seria o se lo hagan mirar.
Mujeres rebeldes hay muchos casos en la Historia reciente en muchos lugares de “Occidente”. Sin ir más lejos mujeres ejemplares, dignas, bravas, que dieron sus vidas por la Justicia y la Libertad (para su pueblo, para su nación, para ellas también por tanto) coherentes, luchadoras en Irlanda hubo y hay más de una.
Las Pussy Riot, por mucho que digan los que dicen desde teóricas posiciones y discursos en principio muy izquierdistas no son ni más ni menos que un engendro capitalista moderno. Superficiales, incoherentes, contradictorias, al servicio de la moda política…lo que las hace precisamente que no las vaya tan mal, y que gocen de toda la publicidad y “renombre” del que gozan.
Estuvieron presas y después amnistiadas. Estuvieron recluidas sin sufrir tratamiento especial. En Irlanda, por ejemplo, hay decenas y decenas de prisioneros de guerra y políticos republicanos (gente prisionera sin motivo y muchos por luchar por la Libertad Nacional de Irlanda, por la Justicia, y por una República de 32 Condados soberana y libre) que si sufren ese “tratamiento especial”, están en malas condiciones y que ven continuamente violado el acuerdo que YA firmaron con las autoridades carcelarias tras una larga y dura lucha dentro de la prisión hace tiempo.
Pero eso no tiene el interés de Amnistía Internacional y tantos y tantas solidarias. Y mucho menos de ningún tipo de medio de comunicación de masas.

M

Advertisements

0 Responses to “La “izquierda” egocentrista – egoísta, 1: las Pussy Riot”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s





%d bloggers like this: