¿Cuanto cuesta el alma de una persona? ¿Cuanto cuesta el alma de una cántabro o un cántabro? – BASTA DE VENDER CANTABRIA Y DESTROZARLA

QUE MUCHO, DEMASIADO, YA SE HA HECHO:

basura2

basura3

Fuerza de trabajo, conciencia y espíritu en los procesos de destrucción de los ecosistemas:

En lo referido a los empleos o a la forma de ganar dinero más o menos legalmente siempre se ha centrado el debate y la atención en el aspecto material, de lo cual ha pecado hasta la verdadera izquierda y los movimientos revolucionarios, casi siempre reduciéndolo todo a hablar de la venta de la fuerza de trabajo, de los salarios, etc.
En pleno s.XXI ya esos temas, sin abandonarles ni olvidarles, en muchas ocasiones habría que relegarlos, por lo menos a las izquierdas revolucionarias, anticapitalistas, de liberación nacional etc, a un segundo plano, o si se prefiere poner otros aspectos en primer lugar.
Aquí hablan y han hablado de los científicos, que por la razón o excusa que sea, están trabajando para los complejos militares y de las grandes corporaciones capitalistas investigando, creando, desarrollando “cosas” perjudiciales para las libertades y la Humanidad en su misma. Esos, no nos engañemos: han vendido su alma al diablo, si se prefiere a los diablos capitalistas…en una palabra: al mal.
Porque también, otro fallo de las izquierdas ha sido ese rechazo de la espiritualidad o las espiritualidades, ese marcado “materialismo” mal entendido, ese confundir religión –y sobre todo religión monoteísta y establecida – con espiritualidad. Existe el bien, existe el mal, los individuos humanos tenemos espíritu. Eso si, como con su cuerpo, cada una y cada uno sabrá lo que hace. Pero como con el cuerpo, todo se paga: si sales dos días seguidos lo pagas al tercero, si te metes mucha caña durante mucho tiempo te acabara afectando de una manera u otra. Con nuestra acciones a nivel espiritual, pasa lo exactamente lo mismo, todo, al final y de una manera u otra se acaba pagando. Y no profundicemos, quedémonos aquí.
La izquierda, como ejemplo de “espiritualidad rebelde, de izquierdas” o bien han puesto a algún cura de la teología de la liberación, incluso a algún budista o similar. Esto demuestra lo poco que conocen del asunto muchas y muchos. Y eso sí, vaya por delante el respeto que cualquiera merece sea ateo, cristiano, etc, etc. si no es mala persona, si no perjudica a los demás, a la Naturaleza, etc.
Antes, mucha gente vendía su fuerza de trabajo al patrón, al amo, por necesidad, por tener para comer, para desarrollar una familia, para pagar la universidad, etc. Hacían cosas que incluso no les gustaban, estaban hasta contra ellas pero forzados por las circunstancia, e incluso hacían hasta cosas malas, así, sin más. Por ejemplo, si tu conduces una excavadora y te mandan tira la casa de una anciana, que ha sido su casa toda la vida, pero las autoridades, empujadas por el empresario de turno presionando, decide no parar ante nada para ensanchar un vial, es una muy mala acción.
Ahora mucha gente hace todo lo dicho, no por necesidad sino por vicio.
Y es más, se ha aumentado en la gente que no solo contenta con vender su tiempo y su fuerza de trabajo…vende su alma.

Ya no solo es un empleado fiel y servil del amo. Ahora quiere serle útil en todo lo posible: quiere ser como él o ella, pensar como él o ella, comportarse como él o ella…pero eso sí, sin llegar, por no poder, a la situación de él y ella. Y sí, el Sistema recompensa a sus mejores lacayos…pero también, al final, y de una u otra manera, la vida y la historia (y otras “instancias”) pasan factura.
Muchos hacen todo eso porque se creen que no tiene consecuencias, que se creen que es gratis, imbuidos en una alienación radical, en una aberrante y profunda des-concienciación ya no solo política, social y nacional sino humana.
Recordemos que para los guardianes de los campos de concentración eso era “un trabajo”, que “lo hacían sin pensar demasiado ni las consecuencias”, e incluso para algunos “era necesario”. Solo es un ejemplo… Otro sería los que están talando las selvas amazónicas, qiue afecta a la selva en sí misma, a los indígenas que en ella habitan después y por último al resto de nosotros. Pero ellos, nada, van, cobran (incluso hasta poco a veces) y hacen lo que les mandan. Como aquí en el País Cántabru, donde este mismo ejemplo se puede poner pero en las canteras que están haciendo desaparecer montes y montañas cántabras y mutilando muchas otras.
A esta gente, como a los que talan arbolado autóctono en zonas protegidas o no, a los que destrozan porque las tierras cántabras, los que han diseñado este “proceso” de destrucción para que pueda haber la colonización que estamos sufriendo, a toda esa gente que defiende como está el País Cántabru en estos aspectos, que defienden a ultranza todas esas infraestructuras que han partido Cantabria, que pide más, a todas y todos esos, sean cristianos, budistas, ateos o lo que sea, estén en partidos políticos, asociaciones del tipo que sean, en organizaciones del tipo que sea, en sindicatos del tipo que sean, en ONGs del tipo que sean…a todas y todos esos que tienen su parte de responsabilidad y sobre todo culpa de cómo esta Cantabria en la actualidad le pregunta es: ¿cuánto cuesta vuestro alma? . Pensar solo una cosa: cuando la vida, por no hablar de la historia, (y otras “instancias”…) os pasen la factura que no podréis -pues nadie puede ciertas cosas- evitar…que diréis, cuál será la excusa, la razón a poner de pantalla antes ciertas acciones y ciertas inacciones. Que sí, que muchos no harían lo que hacen si pudiesen, pero lo hecho, hecho esta: ¿evitaron el hacerlo, pensaron como no hacerlo, lo intentaron de verdad (pues a las personas se las puede engañar diciendo que se intento algo que en verdad no se intento, pero a la vida no)?
Y cuando pase eso, la pregunta es: ¿mereció la pena?
De buenos tontos, pero daremos aquí la respuesta a esta pregunta, cántabras y cántabros : NO.
Y cualquiera que se ponga a pensarlo vera o llegara a la conclusión que no merece la pena hacer ciertas cosas por dinero (o lujos o comodidades), y menos destruir la Tierra donde uno nació y destruir así como consecuencia el Pueblo al que uno pertenece. Como decía un refrán popular cántabro antiguo: “hay caudales que queman”; como parafraseo otro cántabro hace tiempo:”hay caudales que traen la ruina”. Aparte de la pregunta: ¿qué futuro quieres dejar a tus hijos, a tus descendientes?

Cada una y cada uno sabrá y el engañar y auto-engañarse podrá servir un tiempo, pero hasta que deja de servir, que tarde o temprano es lo que pasa.
DJ

mierda

mierda2

n
atentado

basura

cantabriaesespaaypasaloquepasa

kk

mierda3

kk2

asco

Advertisements

0 Responses to “¿Cuanto cuesta el alma de una persona? ¿Cuanto cuesta el alma de una cántabro o un cántabro? – BASTA DE VENDER CANTABRIA Y DESTROZARLA”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s





%d bloggers like this: