El Muro de la Vergüenza Cántabro, en Santander (Muro Botín)

Para que comentar cuando las cosas se caen por su propio peso.

OTRO ATENTADO QUE SUFRE EL PATRIMONIO CANTABRO, DE SANTANDER CONCRETAMENTE, A MANOS DE ESTOS CRIMINALES ANTI-CANTABROS (Y NEOFASCISTAS CONVIENE RECORDAR) DESDE LAS INSTITUCIONES ESPAÑOLAS Y SUS LACAYOS.

A LOS QUE TODO LO MIDEN A NIVEL “MATERIAL”, EL PATRIMONIO CONSERVADO SUPONE RIQUEZA (IDENTITARIA, CULTURAL, etc) Y TAMBIEN ECONOMICA PUES SI ALGUIEN QUIERE VER UN MURO DE SILLERIA DEL S.XIX QUE SERVIA COMO DARSENA DE UN PUERTO NO PUEDE IR MADRID, NI PUCELA, NI ZARAGOZA, PERO SI A SANTANDER.
AH, PERDON, A SANTANDER YA TAMPOCO. QUE SI LO HABIA PERO LO HAN DESTRUIDO.
EN UNA SEMANA SE LO ENCONTRARON Y LO DESTRUYERON. ES LA “GRANDEZA” DE LA COLONIA

Leamos la manipulación de los hechos del B.O.E. colonial, o mejor dicho el B.O.BSyE: el BO del Banco Santander y España, denominado D.M. :

Una flota de camiones amontonó ayer en Rostrío las piedras de sillería del muro del siglo XIX descubierto en la excavación del túnel del Centro Botín. Una pared de 17 metros de largo y siete de altura que frenó las obras la semana pasada, mientras la Fundación Botín esperaba los resultados de los estudios arqueológicos. Este periódico ha tenido acceso a la conclusiones del informe, en el que se atestigua que el hallazgo «no posee un interés patrimonial relevante, debido a su cronología contemporánea y al hecho de que ya ha sido debidamente documentado y que otros restos pertenecientes a la misma estructura también fueron descubiertos en 2006». Es decir, que tienen un «escaso valor», señalaron desde la Fundación Botín. El especialista que firma el documento propone, por esa razón, «su completa retirada».

Los camiones entraron y salieron ayer sin descanso en el túnel, en dirección a Rostrío, cargados con las piedras labradas, para que las obras del túnel pudieran continuar y cumplir con el calendario marcado. Está previsto que los dos extremos se conecten en un mes y los vehículos puedan empezar a utilizarlo el próximo verano. La aparición del muro se produjo justo en el momento en el que se iba a comenzar a abrir la entrada desde el túnel al sótano del Centro Botín, la conexión con el muelle de carga por el que llegarán las obras de arte para las exposiciones. Al mismo tiempo, se está trabajando en los accesos al parking subterráneo de Alfonso XIII, que según el proyecto de Renzo Piano se realizarán desde el interior del túnel, y en los pasos previos a la instalación de la losa inferior del túnel.

Fue el pasado 26 de septiembre cuando los obreros desentierran las primeras piedras de sillería. Un descubrimiento que tanto el Ayuntamiento como la Fundación Botín aseguran que no les cogió por sorpresa. «Todo lo relacionado con la aparición del antiguo muelle del siglo XIX estaba totalmente previsto, en ningún caso ha supuesto un imprevisto en cuanto a la planificación de los trabajos», señaló a este periódico el concejal de Urbanismo, César Díaz. También la arquitecta y gerente del proyecto, Ana Palencia, señaló que el hallazgo «ya se contemplaba desde el primer día».

El proyecto de construcción del túnel contiene un anejo arqueológico detallado en el que se mencionan las posibles afecciones a los antiguos muelles de Santander. Un documento firmado no sólo por los ingenieros redactores del proyecto, sino también por un arqueólogo.

Para la tramitación y aprobación del proyecto se solicitó, entre otros informes, uno específico a la Dirección General de Cultura del Gobierno de Cantabria, en el que se establece que para la ejecución de las obras es necesaria la contratación de un arqueólogo para el seguimiento de las mismas y que se debe de informar de cualquier eventual yacimiento.

Informe a Cultura

Según informaron desde el Ayuntamiento, el arqueólogo confirmó desde el primer momento que el muro correspondía al dique de cierre de la ‘Dársena de la Ribera’. Esta construcción formó parte del último muelle histórico de Santander, anterior a los ‘Muelles de Maliaño’, los primeros propiamente modernos de la ciudad. Estuvo en servicio hasta el definitivo relleno de la que fue su dársena exterior durante casi cinco siglos.

Al día siguiente del hallazgo –siempre según la cronología facilitada por la Administración–, se notificó este hecho al Gobierno de Cantabria, y técnicos de la Dirección General de Cultura hicieron una visita a la obra el 30 de septiembre.

Hasta ese momento no se había hecho pública la aparición de ningún resto arqueológico en las obras. Fue un día después de la publicación en este periódico del hallazgo, el pasado domingo, cuando se presentó el informe completo del arqueólogo en la Consejería de Cultura. Y no fue hasta el miércoles de esta semana cuando el Gobierno regional autorizó la retirada de los restos del dique.

Los sillares recuperados, que se están acumulando en la misma finca donde ya se almacenaron los recuperados durante las obras del aparcamiento subterráneo de Alfonso XIII, se incorporarán al proyecto de reforma de los Jardines de Pereda. La ‘huella’ de este muelle será visible en el diseño del pavimento de ese espacio.

Además de la construcción de piedra, también se encontraron algunos restos de una estructura de madera en su parte más baja, en la zona de los cimientos, relacionados, con toda probabilidad, con la cimentación del dique. Se trataba de una línea de vigas dispuesta de forma horizontal –pegada a los bloques inferiores del dique– y que estaban sujetas por una estacada de pilotes de madera clavados en el fondo marino. La mencionada cimentación estaba formada por las dos hiladas de bloques inferiores, de mayor tamaño que los del resto, que sobresalían ligeramente del frente del dique.

A falta de colocar la losa que impedirá la entrada de agua por el suelo –uno de los mayores inconvenientes que están sufriendo debido a la cercanía del mar–, los trabajos en la boca más cercana al bahía están más avanzados que en la opuesta, donde aun queda por colocar una de las ocho losas superiores. No será hasta la semana que viene cuando puedan empezar los primeros trabajos de excavación en ese lado, según informaron a este periódico desde la dirección de una obra en la que la Fundación Botín ha invertido 11,2 millones de euros.

Advertisements

0 Responses to “El Muro de la Vergüenza Cántabro, en Santander (Muro Botín)”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s





%d bloggers like this: