Primer aniversario de la muerte del Voluntario Irlandés Alan Ryan, R.I.P.-D.E.P. [ Traducción al castellano del discurso pronunciado por Francis Mackey, presidente del Movimiento por la Soberanía de los 32 Condados]

Cientos de personas acudieron al aniversario del asesinato del activista socio-político del 32 CSM y Voluntario del I.R.A. Alan Ryan.
Ello a pesar de la campaña mediática: la de antes de su asesinato (autentica campaña intoxicadora contra su persona con muchas mentiras, “salpicando” incluso al entorno familiar y un señalamiento abierto hasta su asesintao que dio y da mucho que pensar sobre la prensa en muchas de sus actuaciones, y en este caso mas) y la campaña a partir de su asesinato (la garda les dejo sacar fotos de Alan tras el atentado, mientras le subian a la ambulancia y despues las publicaron).
Esto junto a la masiva presencia y conducta de la garda, como ya había sucedido en el entierro de Ruairí Ó Brádaigh, Seamus McKenna y Larry Keane.
Controles, decenas de agentes en todos los rincones de la marcha, agentes de paisano, armados hasta los dientes, antidisturbios, a caballo, helicoptero no intimidaron a los cientos de personas que acudieron a rendir un homenaje a Alan Ryan en este, el primer aniversario.

Por cierto, a pesar de todo en control policial “sorprendentemente” alguien pudo llegar hasta la tumba y vandalizarla con una pintada. Al darse cuenta, los familiares la limpiaron por la mañana antes del acto.

Homenaje y marcha republicana organizada por la familia y el 32CSM.

ALAN RYAN R.I.P.-D.E.P.

1ar

3ar

4ar

5ar

7ar

8ar

01ar

02ar

Fotos oficiales del homenaje:

http://www.32csm.net/#!/2013/09/volunteer-alan-ryan-1st-anniversary.html

Traducción al castellano del discurso pronunciado por Francis Mackey, presidente del Movimiento por la Soberanía de los 32 Condados:

A chairde en nombre del Movimiento por la Soberanía de los 32 Condados quiero dar la bienvenida y agradeceros la asistencia hoy. Me gustaría dar las gracias a la familia Ryan por extender esta invitación para hablar en la Conmemoración de Alan. La primera conmemoración siempre es la más conmovedora.

La muerte del Voluntario Alan Ryan a manos de criminales fue un momento decisivo en la evolución de la lucha republicana. Sólo podemos empezar a comprender la importancia de este vil acto a través de descubrir las circunstancias exactas y el contexto en el que ocurrió.

Desde el inicio mismo de la resistencia irlandesa contra la ocupación británica muchos siglos atrás, un tema central del conflicto ha sido la legitimidad legal de la resistencia irlandesa. Las fuerzas de ocupación y sus títeres parlamentos irlandeses siempre han tratado de retratar a las fuerzas republicanas irlandesas como criminales involucrados en una empresa ilegal.

Una y otra vez, desafiando la criminalización, republicanos irlandeses han sufrido la muerte sobre el terreno, el encarcelamiento, el transporte y la muerte en huelga de hambre como nobles afirmaciones de la legitimidad de nuestras acciones y nuestra causa.

El ataque a Alan Ryan fue un ataque a todos esos esfuerzos, históricos y contemporáneos, para asegurar la política insidiosa de criminalización que fallaría .

Hemos dicho muchas veces que no hay lugar en la lucha republicana para aquellos que buscan ganancias egoístas. No hay lugar para cualquiera que lo facilite, haga la vista gorda o intente encubrirlo. Al igual que los huelguistas de hambre murieron en un claro acto de rechazo a la criminalización así también debemos ahora actuar en un acto definido de claridad en contra del asesinato de Alan Ryan. Los que lo llevaron a cabo deben ser expuestos y sus motivos detrás de él dejados al desnudo.

Llamamos a esta claridad, porque los republicanos no merecen menos y tenemos que borrar del legado de Alan aquellos que utilizan insinuaciones y mentiras para dañar su carácter y reputación como un medio para dañar los caracteres y la reputación de todos nosotros. Por lo menos representa un acto básico de camaradería.

El frenesí de los medios de comunicación a raíz del asesinato de Alan, aunque predecible, tuvo algunas lecciones muy reveladoras para los republicanos irlandeses. Pero la lección más destacada de todas fue, cómo, a través de nuestras consideradas y dignas acciones al llevar a nuestro compañero al descanso, resueltamente demolimos sus mentiras y propaganda a los ojos del mundo.

No pronunciamos nada, pero dijimos todo, cuando miles de personas comunes siguieron el cortejo y se alineaban en la ruta a su lugar de descanso final. Sus compañeros de armas le dieron el saludo tradicional. Sus camaradas uniformados flanquearon su coche fúnebre. Los ex compañeros presos llevaron sus restos y sus muchos compañeros de la solidaridad lo acompañaron en su viaje final.

Fue un adecuado homenaje al hombre y una enérgica reprensión a aquellos que buscaban hacerle daño.

Como republicanos que quieren rendir homenaje a Alan hagámoslo siguiendo este ejemplo. Que nuestras acciones sean tan consideradas y pensadas como estaban. Que nuestras declaraciones sean igualmente consideradas y que comprendamos que lo que decimos ahora como individuos en las redes sociales tiene el mismo alcance que cualquier editorial y es objeto de deliberada falsificación como política oficial republicana.

Se amable en la discusión y recuerda siempre que el silencio habla más sabiamente que los chismes.

La historia registrara que la reacción del gobierno de Dublin al funeral de Alan fue una de bancarrota política y absoluta venganza. En una manifiesta muestra de policía política adoptaron la política de la Real Policía del Ulster y enviaron a la Garda para desacreditarse a sí mismos de la manera más obscena.

Fuimos testigos de estas obscenidades en los funerales de nuestros amigos y camaradas Ruairi O Bradaigh, Seamus McKenna y Larry Keane. Tuvimos el espectáculo de matones de uniforme y de paisano que se imponían a sí mismos sobre la dignidad de los servicios funerarios. Como matones profanaron todos los aspectos del rito funerario desde el servicio al entierro.

El mundo vio como rodearon los coches fúnebres, pisoteaban con sus botas junto a auténticos dolientes y como se interponían entre los ataúdes y las familias con las tumbas abiertas. Ellos son el fracaso personificado y seguirán fracasando cuando emplean estas tácticas vergonzosas.

Como republicanos, es esencial que reconozcamos la política de nuestras propias acciones y las acciones de los que están contra nosotros. El Estado Libre ha optado por hacer de los entierros republicanos una cuestión política y hay que responder de la misma manera. Nuestros camaradas que han pasado eran activistas políticos hasta el tuétano en la lucha por la libertad de Irlanda, tanto en la vida y la muerte.

La respuesta republicana a esta táctica será una de seguir la dignidad y amplia publicidad. Aquí podemos aprovechar el verdadero poder de los medios sociales mediante la exposición de estos ataques con nuestras propias editoriales sin censura e imágenes. Los Republicanos no buscan la confrontación y tampoco huimos de ella.

Se trata de temas como este, donde los republicanos tienen que estar unidos pues el Estado no distinguirá entre nosotros: la opresión se aplicará de manera uniforme.

La magnífica respuesta por parte de la comunidad de Alan a su prematura muerte fue el fiel reflejo del propio compromiso de Alan a esa comunidad. Un tema central del republicanismo de Alan fue su lucha contra el uso indebido de drogas y contra aquellos que ejercen ese comercio infame.

Pero Alan sabía muy bien que la lucha contra el uso indebido de drogas no es un problema simple y debe ser abordado en una amplia variedad de frentes. Hacer frente a los barones de la droga era uno de esos frentes, pero el trabajo en otras áreas es esencial.

Los republicanos tienen que reconocer la magnitud del problema de las drogas que ha infestado todos los estratos de la sociedad irlandesa, incluso si elementos de la sociedad se niegan a admitirlo. Las drogas ilegales y los que venden y abusan de ellas tienen poco respeto por clase, género, raza o geografía.

Sin duda los barrios populares son los que más han sufrido, sobre todo porque existe una visión establecida de que el abuso de drogas es únicamente un problema de ley y orden, y que debe abordarse desde esta interpretación peligrosamente estrecha.

Un cambio importante en la forma de pensar tiene que ocurrir si el abuso de drogas en la sociedad quiere ser abordado con realismo y los republicanos tienen que estar al frente de este nuevo y necesario pensar. El viejo enfoque ha fracasado y está fracasando. El consumo de drogas va en aumento. La violencia y la delincuencia asociada también está aumentando. Es un círculo vicioso de miseria, violencia y negación y el ciclo debe romperse.

Los republicanos han estado formulando nuevas ideas para que el debate entre nosotros este más centrado y nos permitirá adoptar políticas pragmáticas que pueden llevar a cabo el legado de Alan en este campo.

Para el Movimiento por la Soberanía de los 32 Condados Alan Ryan y su legado pertenecen firmemente a nuestro futuro. Necesitamos que tus seas ser parte de ese futuro también.

Beir Bua

Advertisements

0 Responses to “Primer aniversario de la muerte del Voluntario Irlandés Alan Ryan, R.I.P.-D.E.P. [ Traducción al castellano del discurso pronunciado por Francis Mackey, presidente del Movimiento por la Soberanía de los 32 Condados]”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s




Advertisements

%d bloggers like this: