1883: respuesta de períodista cántabro, Federico de la Vega, al Obispo de Santander

El 8 de diciembre de 1881 subió V.I. a la cátedra del Espíritu Santo, y desde allí, con no pequeña sorpresa de sus oyentes, lanzó excomunión (no sé si fue mayor o menor) contra La Voz Montañesa, La Montaña y El Diario de Santander y contra sus redactores, lectores, cajistas, repartidores, etc., etc., es decir, contra las tres cuartas partes de los habitantes de la provincia.
Aquel tremendo rayo apostólico que de un solo golpe dejaba fuera de la Iglesia a 90.000 almas (con sus correspondientes cuerpos), tuvo gran resonancia en toda españa e islas adyacentes y dio a V.I. una inmensa popularidad. Como que mereció, si mal no recuerdo, hasta los honores de la caricatura. Uno de los diarios excomulgados tuvo la infeliz ocurrencia de negar que V.I. tuviese derecho para descalabrar a tanta gente con el susodicho terrible anatema. pero veinticinco jurisconsultos, de lo mas granado del ilustre Colegio de Santander, salieron a la defensa de V.I. y probaron en un documento memorable que la sagrada persona de V.I. tenía derecho para eso y para muchísimo más. Yo fui entonces del mismo parecer que aquellos sapientísimos caballeros. Y todavía sigo creyendo, mientras no se me pruebe lo contrario, que V.I. tuvo y tiene derecho para excomulgar a medio mundo, así como creo que ese medio mundo tiene derecho para reírse a mandíbula batiente de las excomuniones de V.I.
Pero no es este el caso: el caso es que las mlas lenguas dijeron entonces, y lo todavía lo repiten, que los períodicos heridos por el rayo del 8 de diciembre no habían publicado nada en sus columnas contra el dogma, y que la excomunión era una especie de venganza episcopal por unos artículos titulados ” Autocracía del Obispo de Santander, salidos a la luz en La Montaña, artículos en los cuales se hablab, en términos poco respetuosos, de yo no sé que líos ocurridos entre V.I. y el cura de Villasevil. Esto es una infame calumnia y voy a probarlo.
Cierto es que no todos los períodicos “meteorizados” por V.I. erab culpables de herejía; pero había uno cuanto menos, El Diario de Santander, que lo era en alto grado; tanto que hacía cuatro meses que publicaba en su folletín, así, como quien no quiere la cosa, una buena parte de las enormidades contenidas en este libro.
Antes dije, uniendo mi humilde opinión a la de los venticinco canonistas santanderinos, que V.I. estuvo en su perfecto derecho cuando excomulgó a inocentes y a culpable.¿Pero estuvo V.I, en su deber?
Yo soy de los que creen que antes de usar de nuestros derechos debemos cumplir nuestros deberes ¿Cumplió entonces V.I. con todos los que su elevado cargo le imponía? Vamos a verlo.
Abstracción hecha de los pícantes artículos de La Montaña, que en nada se relacionan con el dogma, es indudable que en toda la prensa de Santander no había mas que un delincuente: El Diario. Y es indudable tambien que en la redacción de El Diario no había mas que una oveja descarriada por los bardales heterodoxos: el autor de la “Menudencias filosóficas”; es decir yo mismo.
Sentada esta premisa, que no podrá destruir toda la dialéctica de las veinticinco lumbreras jurídicas ya citadas, permítame V.I. una pregunta:
el pastoreo de las almas ¿es diferente del pastoreo ordinario?
Yo creo que no. Será algo mas caro, pero el precio no debe alterar la esencia de la cosa.
¿Y qué hace un buen pastor de ovejas lanudas cuando alguna se la descarría?¿Deja que se la coma el lobo?
No, señor: la busca cuidadosamente y hace todo lo posible para volverla al redil.
Luego el deber de V.I., como buen pastor de ovejas humanas, era haberme llamado a su choza, o su palacio, lo mismo es, y haber hecho todo lo posible para volverme al redil de la Iglesia.
Dadas su paternal caridad, su arrebatadora elocuencia y mi natural afición a la luz yo no dudo ni por un momento que V.I. hubiera consegudio enseñarme el camino del cielo, obligándome ” séance tenante” a abjurar de mis errores. Esto para V.I. hubiera sido la cosa mas fácil del mundo.
Lejos de hacerlo así, V.I. me dejó en las fauces del lobo satánic, y lo que es más, me arrojó violentamente de la comunión católica.
En lo cual hizo V.I. lo que los franceses llaman enforcer una porte ouverte (hundir una puerta abierta). En efecto, arrojarme a mí de esa comunión, a mí, que hacía ya tiempo me había salido voluntariamente de ella, no pasaba de ser una inocentada episcopal.
Lo peor fue que conmigo, único culpable, arrojó V.I. a 90.000 inocentes. Me consuela la idea de que esos 90.000 inocentes habrán vuelto al redil de la Iglesia por diferemtes caminos.
Pero yo no he vuelto, desgraciadamente: mmi pecadora lana sigue más enrredada que nunca en los bardales satánicos. Hasta tal punto, que al ver la evángelica manera que V.I. salió de las casillas de sus deberes pastorales para hacer uso de su fulminante derecho, concebí la pecaminosa ideas de publicar en volumén los pobres escritos que a tan elevada temperatura hicieron subir el celo apostólico de V.I.
Y ese volumén aquí esta: siendo V.I. tal vez la única causa de su publicación, ¿no era para mí un deber de conciencia dedicarselo?
A no dudarlo.
Yo sé que V.I. rechazará indignado esta dedicatoria: yo sé que V.I dirá que este libro le importa menos que puede importarme a mí una monja clarisa.
Pero eso no quita para que yo cumpla con mí deber.
El deber ante todo.
V.I. excimulgó algunos de los estudios de este libro cuando salieron a la luz en ele folletín de un modesto períodico.
Me lisonjeo conque V.I. volverá a excomulgarlos ahora que salen en volumén.
Deseando a V.I. todo género de felicidades y de legados piadosos, encomendados a su paternal custodia, me ofrezco a sus órdenes, si no cmo humilde oveja católica, a lo menos como su más atento servidor que besa su pastoral anillo.

Federico de la vega, Torrelavega, abril 1883

NOTA: V.I. NO SE REFIERE A VLADIMIR ILICH

0 Responses to “1883: respuesta de períodista cántabro, Federico de la Vega, al Obispo de Santander”



  1. Leave a Comment

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s





%d bloggers like this: